Un padre/madre de día es una persona cualificada y/o con experiencia  que abre las puertas de su hogar, adecuadamente  adaptado y equipado, a niños/as menores de 3 años en grupos muy reducidos (no más de cuatro). Esto le permite atender de forma personalizada y adecuada las necesidades individuales de los mismos/as. Se trata de ofrecer a los pequeños/as un ambiente seguro y confortable, un segundo hogar, a fin de cuentas, en el que poder ir creciendo a su propio ritmo.

Madres de día en otros países y en España

La figura de madre de día es muy habitual en otros países. En Francia se conocen  como assistante maternelle, en  Alemania como Tagesmutter, en Reino Unido como childminders y en Suiza como mamans de jour. En estos y en otros países está regulada y es una alternativa oficial a las escuelas infantiles o guarderías.

En Navarra se conoce a esta modalidad de atención a la infancia como Casas Amigas y en País Vasco como Casas Nido, habiendo estado reguladas y subvencionadas durante algún tiempo en estas dos comunidades autónomas.

Como respuesta a la necesidad de aunar criterios y requisitos mínimos que aseguren una atención de calidad para los pequeños/as y al mismo tiempo dar visibilidad a las iniciativas y proyectos que van surgiendo en todo el país, surge la Red de Madres de Día.

Metodología de las madres de día

Los referentes pedagógicos son múltiples : Waldorf, Montessori, Emmi Pikler, Rebeca Wild, etc. Cada madre de día elige qué metodología o qué combinación de las mismas aplicar en su espacio de crianza y acompañamiento. Pero lo que tienen en común todas ellas es el respeto hacia el niño/a y sus necesidades e intereses, la importancia de la actividad espontánea que surge de su curiosidad natural, el respeto por los ritmos individuales y el fomento de la autonomía.

El hogar de una madre de día

El espacio de crianza y acompañamiento debe de contar con tres espacios diferenciados: uno de actividad, otro de descanso y otro de aseo. La casa debe estar debidamente iluminada, ventilada y aclimatada. Además debe de contar con mobiliario adaptado a la medida de los niños/as y elementos de prevención de accidentes como adaptadores para enchufes, calza puertas, bloqueadores de puertas, protectores de esquinas, etc. La casa debe tener un  espacio dónde poder jugar al aire libre, en su defecto debe haber un parque cercano a la vivienda al que poder llevar a los pequeños/as habitualmente. La idea es que puedan jugar al aire libre diariamente.

La casita de Inma Madre de día

La casita de Inma Madre de día nace de la convicción de que los niños/as necesitan un entorno seguro en el que desarrollarse con libertad, desde el respeto y el afecto.

En los primeros tres años de vida de cualquier ser humano es crucial cuidar el estrecho vínculo que se establece con la persona que le atiende y le acompaña.

Por todo ello me he decidido a abrir las puertas de mi hogar para acompañar a un grupo muy reducido de niños/as, no más de cuatro, de entre 0 y 3 años. De esta forma puedo atender de forma personalizada las necesidades de cada uno de los pequeños/as.

Principios metodológicos de la Casita de Inma Madre de día

Crianza respetuosa o con apego

La base de la crianza respetuosa o “con apego”, como se la conoce popularmente, es precisamente ese respeto al niño/a que se manifiesta a través del contacto y cercanía del acompañante , de su presencia atenta y disponible y del vínculo que se establece entre ambos.

Escucha activa

La escucha activa implica que el adulto desea escuchar lo que el niño/a tiene que decir, ya sea con palabras o de forma no verbal si todavía no ha alcanzado un nivel madurativo suficiente para hablar. La escucha activa implica también que se aceptan los sentimientos del niño/a, dejando que exprese sus emociones sin juzgar. Se trata de acompañar las emociones y de ayudar al pequeño/a a poner nombre a cada una de ellas para que pueda comprender lo que le pasa.

Autorregulación

Este concepto deriva del respeto por el ritmo de cada uno de los niños/as en sus procesos naturales de desarrollo. La autorregulación es algo que no se enseña, es la capacidad natural del ser humano de entrar en contacto con lo que siente y lo que desea. Para que esto suceda se necesita contacto emocional, presencia y vínculo con el adulto.

Enfoque no directivo

El acompañante se encarga de preparar el espacio y los materiales para que las experiencias sean enriquecedoras pero partiendo del interés del propio niño/a y de sus preferencias o necesidades. Se trata de no intervenir y no interrumpir al niño/a en su libre exploración del espacio y de los materiales y en su juego libre, pero de estar presentes y compartir con él o ella cada descubrimiento que realice.

Libertad y límites

Para que los niños/as se desarrollen  en libertad es clave la preparación del ambiente para que este sea relajado y no sea necesario estar limitándolos/las sin una razón de peso. Pero precisamente para que este ambiente se mantenga relajado deben existir unos límites claros y firmes marcados por el adulto, principalmente de seguridad.  No se trata de imponerles prohibiciones, amenazas o advertencias, sino de poner  límites verdaderos y realmente necesarios.

“Si los límites no son realmente necesarios y se erigen únicamente para obtener determinados resultados o para inculcar obediencia a un niño, dejan de ser límites verdaderos. Más bien pasan a convertirse en absurdidades inadecuadas, tanto para respetar la inteligencia de nuestro prójimo, como para darle la oportunidad de que emplee su inteligencia de forma positiva”

Libertad y límites. Amor y respeto

Rebeca Wild

Me llamo Inma Navarro, trabajo con niños/as desde los 17 años . Me licencié en Historia por la Universidad de Alicante hace seis años y decidí dedicarme plenamente a la atención de los más pequeños/as hace tres.

Siempre me han interesado las pedagogías alternativas y descubrí la existencia de la figura de la madre de día justo después de haber obtenido el título de Técnico Superior en Educación Infantil en 2013. Tuve claro en ese momento que esto era lo que quería hacer y decidí formarme específicamente realizando un curso para madres de día en el Espacio de aprendizaje respetuoso Cuc de Llum en Elche.

Por fin me decido a abrir las puertas de mi hogar para acompañar de forma respetuosa a vuestros pequeños/as como madre de día en Alicante y lo hago con ilusión y con agradecimiento por poder hacer lo que verdaderamente me hace feliz. 

Inma Navarro Madre de día Alicante

La Casita de Inma, Madre de Día en Alicante, se encuentra ubicada en el barrio alicantino de Tómbola, cerca de la Vía Parque, de la salida de la autovía de San Vicente y a diez minutos del centro de Alicante. Además, a cinco minutos andando hay varias paradas de autobús de las líneas 8 y 24; y una parada del TRAM en su línea Alicante-San Vicente.

La ubicación de La Casita de Inma, Madre de Día en Alicante, es Plaza Virgen del Mar, número 1A, 5ºA

Teléfono de contacto: 635 05 44 98

info @ madredediaalicante.es

↓